Derecho a una buena alimentación

Los hábitos alimenticios son una de las estrategias principales que deben reforzar mamás y papás para que el desarrollo corporal y salud de los niños y niñas sea adecuado, cuando hay situaciones estresantes y que modifican abruptamente lo ya establecido es común que se modifique la disciplina y la regulación de los hábitos alimenticios, en este periodo de pandemia una de los aspectos que ha impactado es el cambio de los alimentos y las rutinas; como recomendación a las mamas y papas que conviven con niños y niñas les aconsejamos que vivan la experiencia de la hora de la comida como algo sensorial, de degustación, y también que lo vinculen con la inteligencia emocional. 

Los niños adquieren hábitos a través de la imitación de sus adultos de referencia, lo hacen por las llamadas neuronas espejo, las personas con una inteligencia emocional desarrollada son más eficientes en esa imitación de roles, por lo que es fundamental el promover esta inteligencia emocional para mejorar nuestra capacidad de reconocer qué emociones tenemos en relación con la comida, también para identificar las señales de hambre, ansiedad o satisfecho después de comer.

También es recomendable una buena alimentación, con frutas, verduras o alimentos que aporten vitaminas que ayuden a fortalecer el sistema inmunológico, que servirá como escudo ante la situación que vivimos actualmente.